Artemisia en la cultura popular

Artemisia destaca, y destaca sobre cualquier otro artista de su época, por lo que hablan sus obras. Esa manera de representar la figura de la mujer, la expresión de sus rostros, es sin lugar a dudas única. La calidad y personalidad de nuestra artista hace que no sea raro que veamos obras contemporáneas basadas en ella o en sus trabajos.

La primera escritora que decidió componer una novela en torno a la figura de Artemisia fue Anna Banti, quien estuvo casada con Roberto Longhi. Su primer borrador del texto, en forma manuscrita, data de 1944, pero se perdió a causa de los conflictos bélicos de la época. La decisión de volver al libro, titulado Artemisia, escribiéndolo de forma diferente, la tomó tres años más tarde. Anna Banti se pone en su nueva novela a dialogar con la pintora, en forma de un “diario abierto”, en el que busca  explicarse a sí misma la fascinación que siente, y la necesidad que debió sentir de dialogar, de mujer a mujer, sobre las consideraciones artísticas de las que tantas veces habría hablado con su marido. En España, Artemisia se publicó en 1992. La obra se ha reeditado en 2008 y cuenta con un ensayo introductorio de Susan Sontag.

Más de cincuenta años más tarde, en 1999, la escritora francesa Alexandra Lapierre crea una novela basada en la fascinación enigmática de la vida de Artemisia, y lo hace a partir de un estudio extremadamente escrupuloso de la biografía y del contexto histórico que le sirve de fondo. Es especialmente interesante el análisis psicológico que se lee entre líneas, fundamental para comprender la relación entre Artemisia mujer y Artemisia pintora, acaba por utilizar la relación, hecha de un afecto que encuentra difícil expresarse y de una rivalidad profesional latente – entre padre e hija. Esta novela, con el título de Artemisia, ha sido editada en 1999, 2000 y 2006. por

Artemisia, y más específicamente su cuadro Judith decapitando a Holofernes, son mencionados en la obra de Wendy Wasserstein del año 1988 The Heidi Chronicles, donde el personaje principal, Heidi imparte clases sobre ellas como parte de su curso de historia del arte sobre pintoras. Al final de la obra, Heidi adopta a una hija a la que llama Judy, que es al menos una referencia parcial a la pintura.

En 1989 publicó Maria Àngels Anglada su novela Artemisia, reeditándose la obra en 1995 y en 1999. Destacado es también el trabajo de la dramaturga canadiense Sally Clark, que escribió una obra de teatro.

Por último, cabe mencionar entre las obras publicadas en España, Artemisia Gentileschi, de Rauda Jamis, de 1998. De más reciente aparición es la novela de Susan Vreeland titulada La pasión de Artemisia, de 2006, que vuelve a hacer una lectura feminista de su obra.

Discutibles, por razones obvias, son los resultados alcanzados por la cineasta francesa Agnès Merlet, con su película Artemisia. Se basa sólo en parte en la vida de la pintora, pero se representa de forma inapropiada la relación entre Tassi y Artemisia, como si hubiese sido un apasionado romance en lugar de una violación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s